a persiana que rompeu

Aubrey Beardsley: La historia de Venus y Tannhäuser.

Advertisements



Con grandes doses de disparate e erotismo. Aubrey déixanos este gran libro, plagado de ilustracións -algunhas feitas para el e outras que foron engadidas, por exemplo algunhas que fixo para a obra Salomé de Oscar Wilde. 


La historia de Venus y Tannhäuser é a única obra que Aubrey Beardsley escribiu e está inacabada -morreu con só 25 anos- pero que legado!
Podedes atopalo en Hiperión

“¡Tannhaüser, pálido y sin habla por la excitación, pasó de manera brutal sus dedos ceñidos de gemas sobre los miembros divinos, rasgando camisa, calzón y medias, y luego, desnudándose él mismo de sus escasas prendas, cayó sobre la espléndida señora aliento profundo!.


Sé que es costumbre de todos los autores de romance pintar héroes que puedan dar sobrada prueba de su valentía a la dama, al menos veinte veces por noche. Pero Tannhaüser tenía semejante facilidad Gargantuélica y se sintió no poco aliviado cuando, una hora después, Priapusa, Doricourt y otros, irrumpieron borrachos en la habitación y reclamaron a Venus para ellos. Pronto el templete se llenó de una multitud ruidosa que apenas se podía mantener en pie. Algunos de los actores estaban allí y Lesfesses, que había interpretado tan brillantemente a Fanfreluche y todavía iba maquillado, le prestó una gran atención a Tannhaüser. Pero el actor le pareció al caballero poco interesante fuera del escenario y se levantó y cruzó la habitación hacia donde Venus y la manicura estaban sentadas.

– Qué aspecto tan cansado tiene el niñito- dijo Priapusa- ¿Lo pongo en su cunita?
– Bueno, si está tan dormido como yo, – bostezó Venus – no puedes hacer nada mejor.
Priapusa levantó a su señora de las almohadas y la llevó en sus brazos de manera agradable y maternal.
– Vamos niños, – dijo aquella cosa vieja y gorda – vamos, ya es hora de que ambos estéis en la cama.” (páxinas 115-116).




Imaxes tiradas de: 
edgarducasse.blogspot.com, victorianweb.org, wormfood.com, loyno.edu, babylonbaroque.wordpress.com.

Advertisements